El amor hasta la muerte de un granadino

La sesión de espiritismo a la que acudió el general Carlos Calderón y Vasco, le sentenció de por vida.